lunes, 27 de septiembre de 2010

Viajes low cost

Este concepto surgió en Estados Unidos a principios de la década de los noventa. Poco después el modelo se extendió por toda Europa. Las compañias low cost abren continuamente nuevos destinos.  Una aerolínea de bajo coste o ‘low cost es una aerolínea que generalmente ofrece tarifas muy baratas a cambio de eliminar muchos servicios tradicionales a los pasajeros.

Estas políticas para ahorrarse costes tienen sus propias claves, algunas de ellas consisten en prescindir de intermediarios a la hora de adquirir el billete, ya que todo se hace por Internet; viajar a aeropuertos secundarios, no tener una plaza asignada, salir a horas intempestivas o la desaparición de servicios gratuitos como la comida y la prensa en cabina. La reducción de costes llega a tal extremo que según declaró la empresa Ryanair, en 2009, estaban estudiando instalar ‘asientos verticales’ en trayectos cortos con el fin de que quepan más pasajeros en un mismo vuelo. O estudiar eliminar el copiloto y que esa responsabilidad se asumida por el personal TCP (Tripulante de cabina de pasajeros) del vuelo.

Como consumidores 'low cost' deberemos tener en cuenta estas desventajas y estar concienciados de que nos pueden surgir algunos imprevistos, como el 'overbooking' (sobreventa) o las posibles cancelaciones a última hora. Y, como aconsejan las asociaciones de defensa del consumidor, 'ser conscientes de que estas compañías no disponen de oficinas fijas de atención al cliente".

El precio final
Parece que se habla en pasado cuando alguien cuenta que le ofrecieron champán en el avión, que la comida estaba fabulosa y que pudo estirar las piernas todo lo que duró el trayecto mientras, claro, leía la prensa relajadamente. Nada que ver con las experiencias contadas por los pasajeros de las aerolíneas ‘low cost’.

Si el viaje ha costado el irrisorio precio de 5 euros (6.30 USD) el trayecto, aguantar en estas condiciones no importará demasiado. Las grandes ofertas de vuelos acaban por confirmar que el precio final es mucho mayor del que a veces vimos por Internet. 

Esta es una de las quejas más frecuentes en este tipo de líneas aéreas, la falta de transparencia a la hora de mostrar el precio final del viaje. Tanto es así que en contrapartida las aerolíneas tradicionales están haciendo campañas denominadas cero costes, o sea, "lo que ves, es lo que pagas". En el reglamento europeo de aereolíneas se puede leer en el artículo 23 en lo que se refiere a reservas de billetes por Internet: “deberán comunicarse de una manera clara, transparente y sin ambigüedad al comienzo de cualquier proceso de reserva”.

Un modelo competitivo
Algunos se preguntan si este modelo va a terminar por imponerse. Los especialistas comentan que seguramente estos dos modelos de viaje, el 'low cost' y el tradicional podrán convivir perfectamente, ya que cada uno ofrece cosas muy distintas a sus clientes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario