viernes, 7 de enero de 2011

Huelga de los TCP de British para no retirar basura

"British Airways no puede ser low cost", ha afirmado un portavoz de Bassa, la sección del sindicato Unite que representa a 11.000 de los 13.400 trabajadores que componen el personal de cabina de la británica.

Y para demostrar que las palabras no se las lleva el viento, mientras en Iberia las azafatas y sobrecargos han hecho los deberes, el colectivo de TCP de BA, su ya indisoluble socia tras la fusión en IAG, ha protagonizado desde el pasado marzo 22 días de huelga. Tan dura protesta se justifica por la exigencia del cambio de las condiciones de trabajo de este colectivo, que ya ha costado a la compañía 150 millones de libras (180 millones de euros).

La amarga disputa comenzó hace más de un año cuando Willie Walsh, primer ejecutivo de BA (y ahora también de IAG), anunció una serie de severísimos cambios en el estatus laboral de los TCP. Una de las exigencias más agrias era la reducción del número de azafatas por avión hasta el mínimo legal. "Eso repercutirá en la calidad de la atención al pasajero que es, precisamente, lo que los clientes buscan cuando compran vuelos con British", protestaron desde Bassa. Una segunda modificación anunciada por Walsh pedía la rebaja los derechos e ingresos de los TCP de nuevo ingreso. Walsh aseguró que "los cambios en los contratos del nuevo personal son cruciales para asegurarse el éxito en las batallas contra otras compañías cuyo personal cuesta más barato". Otro derecho en cuestión son los descuentos en vuelos de BA de goza el personal de la aerolínea.

Fuentes de Bassa dijeron el viernes que conocen el convenio pactado por los TCP con Iberia pero no se pronunciarán hasta que se reúnan con CC OO en un encuentro fijado para enero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario